imageLa histórica reivindicación de la recuperación de la Bahía de Portmán, tras el cierre de la actividad minera en el año 1992, ha sido y es una justa exigencia ciudadana en el municipio de La Unión acorde con el valor medioambiental, turístico y cultural que forma parte intrínseca del patrimonio natural de la Región de Murcia.

Después de un largo tiempo en que se sucedieron las alternativas y algunos proyectos que no fructificaron, el 11 de enero de 2006 se firmó un convenio entre la ministra de Medio Ambiente, el presidente regional y el alcalde de La Unión para llevar a cabo definitivamente la recuperación ambiental de la Bahía de Portmán, enterrada por los vertidos de más de 33 millones de metros cúbicos de estériles mineros procedentes del lavadero Roberto.

Pues bien, un elemento clave para la realización de esta actuación, impulsada, fundamentalmente, por el anterior Gobierno socialista, fue el consenso alcanzado entre todas las Administraciones actuantes; un consenso que tuvo como corolario la firma del referido documento y que, además, se extendió de forma acertada a los diferentes colectivos sociales, vecinales y ecologistas que, durante este proceso y a través de la comisión de seguimiento creada al efecto, hicieron un gran esfuerzo para acercar posturas y tener una voz común en interés de un proyecto colectivo para La Unión, para Portmán y para la Región de Murcia.

Ahora, años después, los Gobiernos del PP, cómplices en su soberbia natural, conservadora, de derechas, cambian las reglas del juego a conveniencia, rompen el consenso social y político establecido, dejan de obtener los fondos que la UE puso a disposición de esta actuación y ponen rumbo a otra historia fantástica, de esas a las que nos tienen acostumbrados, prometiendo riquezas sin par, dejando a su rastro cientos de dudas de legalidad, sin información pública suficiente y, sobre todo, sin contar de verdad con los vecinos afectados y preocupados por lo que allí ocurra.

Ellos, a lo suyo. Mientras tanto, máquinas de empresas privadas realizan sondeos en la zona para ver si les interesa o no hacer negocio, y lo más grave, optar al futuro concurso para el aprovechamiento del recurso minero que allí se pueda extraer. Cabe preguntarse: ¿Pero de qué estamos hablando? ¿de regenerar la Bahía de Portmán o de hacer negocios con ello? ¿no es todo esto mucha casualidad?

Perdónenme, pero me sigo haciendo preguntas: ¿Qué ocurre con los informes ambientales que se redactaron para el proyecto consensuado? ¿acaso se pretenden utilizar de tapadillo para esta nueva situación? No sería razonable y toparía con el peso del Estado de Derecho.

Pasa la vida, pasan las máquinas y el trío Bernabé, Valcárcel y Rajoy silban alguna canción triste y miran para otro lado. No, no todo vale en política, no vale romper consensos con la excusa de mayorías absolutistas, no vale hacer con nuestro territorio lo que les venga en gana como si fuera su cortijo, no vale hacer electoralismo con el interés general, no vale jugar con las necesidades de empleo que tienen nuestros ciudadanos. Basta de espejismos y engaños.

Señor Bernabé, señor Valcárcel y señor Rajoy, empieza un nuevo año y estamos a tiempo, volvamos al consenso para Portmán, en esta posición estaremos todos, resolviendo problemas, respetando nuestro patrimonio natural, creando empleo. Primero, el interés general; lo de las urnas, cuando toque..

* Artículo publicado en Diario La Opinión de Murcia el 13 de Enero de 2014

http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2014/01/13/consenso-portman/527326.html

Comments are closed.