La Justicia ha dado un nuevo varapalo al Gobierno del PP en Castilla-La Mancha, condenándolo por “simulación de despido” y “recolocación diferida” de 1.789 trabajadores de GEACAM (empresa pública de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha).

El fallo del TSJ, dictado por el juez de origen murciano, Jesús Rentero, no deja lugar a interpretación, pues declara nulo por fraude de Ley el ERE que preparaba para despedir a los fijos y contratarlos después como trabajadores eventuales, utilizando para ello los términos que la propia De Cospedal usó en el PP para justificar otro despido, el de Luis Bárcenas.La sentencia no sólo anula la pretensión de despedir y recolocar con un preacuerdo firmado el mismo día con reducción de jornada y sueldo del 66%, sino que también amonesta por los eufemismos utilizados para disfrazar un despido masivo, a los denominadas  “peculiares construcciones” tales como “recolocación diferida” o “extinciones parciales”, indicando textualmente que “la creatividad tiene un límite claro en el contenido de la ley”.

Una sentencia ejemplar, en la que se cuestionan las bases de la fracasada reforma laboral del PP y la política torticera de la Sra. De Cospedal, dispuesta a pisotear el sistema público en su conjunto imponiendo disparates como este y otros anteriores: cierre de centros de urgencias sanitarios, recortes en colegios e institutos, etc.

 

Comments are closed.