El PP se ha empeñado en liquidar la Ley de Dependencia. Tras los recortes realizados al amparo del decreto aprobado en 2012, este año se detraen 1.000 millones destinados a este fin. Esto supone que más de 218.000 personas engrosan ya una larga lista en espera de recibir la prestación. Como si tener una parálisis cerebral, padecer alzheimer, o cualquier discapacidad que no permita valerse por sí mismo tuviera espera.

Es impresionante el empeño que este Gobierno pone en desmontar todo lo que tanto ha costado construir. Una dinámica infernal, que se apoya en la prepotencia con la que utiliza la mayoría absoluta para eliminar derechos y una política que se muestra implacable con los más desfavorecidos, pero suave con los poderosos.

Sirva como ejemplo el trabajo de Juventudes Socialistas, que han calculado que mantener la Ley de Dependencia y los servicios sociales, gastar el triple en educación, poner en marcha hasta dos planes de empleo juvenil ycumplir estrictamente con el objetivo de déficit impuesto por Bruselas, son acciones que se podían haber puesto en marcha si el Estado no hubiera destinado en el último año 6.598 millones de euros al sostenimiento y promoción de la Iglesia católica.

Aprobaron la ley porque no tuvieron más remedio, pero nunca creyeron en ella, como nunca han entendido que mantener y potenciar las previsiones de esta norma, no solamente refuerza el estado del bienestar que hemos conseguido entre todos, sino que se crea empleo y por tanto se aportan elementos necesarios para dinamizar nuestra economía.

Estos liberales que nos desgobiernan, no entienden que hay otra salida para superar esta situación sin dejar a las personas en el camino, una salida mas justa para todos, que las personas con mas capacidad económica si pueden esperar y aportar solidariamente su esfuerzo, pero de esto último ni entienden ni quieren entender, esta es la diferencia.

Tagged with:
 

Comments are closed.