1 de Marzo de 2013. Podría ser un día mas del calendario, pero no, es otra fecha más en la que comprobamos que no hay tregua en esta espiral en la que se encuentra el Partido Popular en la Región de Murcia. Una vorágine en la que todo vale para llegar a ese objetivo de déficit inasumible que tanto daño está haciendo a los ciudadan@s, confirmando la fórmula de que a más recortes, más injusticia.

La Orden de la consejera de Sanidad y Política Social de esa fecha, es otra prueba de que el PP sigue ignorando la existencia de situaciones sociales de gran complejidad a las que no se puede responder con otra decisión desprovista de sentido común en el momento que vivimos, afectando la atencion a los conflictos de familias con problemas, en las que los menores son los principales perjudicados.

En este nuevo recorte, se limita, vía precios públicos el acceso de familias, padres, madres y sus hijos, que acudían a los Puntos de Encuentro Familiar (PEF) o recibían el apoyo de Mediación Familiar por conflictos que repercuten fundamentalmente sobre menores o personas dependientes. Estos servicios, que hasta ahora eran gratuitos costaran a las familias, hasta 112 euros por visita o sesión a estos centros o cuotas de acceso al PEF que van desde los 50 euros mensuales por progenitor en casos de recogida y entrega de niños, a 80 euros en caso de que la visita tenga que estar tutelada, con incrementos de 25 o 40 euros más cuando el conflicto se alargue.

Para quién no lo sepa, los Puntos de Encuentro Familiar son “espacios neutrales” que cuentan con profesionales dedicados a garantizar el derecho de los niños y niñas a relacionarse con sus padres y otros familiares, cuando por circunstancias relacionadas con procesos judiciales de separación/divorcio o medidas de protección no conviven con uno o ambos progenitores. Por otro lado, los Centros de Mediación Familiar, permiten gestionar y resolver conflictos familiares de manera positiva, pues reciben la ayuda de profesionales que mediante un dialogo constante, alcanzan en muchos casos acuerdos consensuados que les ayudan a superar y resolver sus diferencias.

Si bien es cierto que la Orden recoge algunas excepciones por las que no se tendrá que hacer frente al pago de estos precios, no lo es menos que los umbrales económicos marcados para ello, situarán a la mayoría de las familias fuera de ese beneficio.

En definitiva, se trata de una nueva demostración de la falta de sensibilidad social del PP, incapaz de cerrar los chiringuitos  en los que acomodan a sus enchufados, elevar los impuestos a las grandes fortunas o perseguir el fraude y la economía sumergida, pero valientes y decididos a la hora de dejar en la estacada a niños o personas dependientes que necesitan de estos servicios para intentar normalizar medianamente su vida. Sin duda muchas familias dejarán de acudir a estos centros, y eso repercutirá en el incremento y perpetuidad de la conflictividad familiar. Se dejarán de lado situaciones que pueden acabar de forma dramática. Pero sobre todo, una vez más se abandonará de forma injusta a los más débiles.

 

* En la foto, Marcha de Mareas contra la injusticia social el pasado Sábado 16 en la ciudad de Murcia.

 

Tagged with:
 

Comments are closed.