Necesitamos la política

Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) la clase política se revela como uno de los problemas más importante para la ciudadanía española. Datos sociológicos aparte, últimamente, dada la oportunidad que tengo de intercambiar opiniones y reflexiones con personas de todas las edades no militantes en partido alguno e incluso en mi círculo más cercano, extraigo como nota común en la mente popular una idea general que me preocupa y alarma. La cuestión se concreta en frases lapidarias como, “la política no sirve”, “a mi no me gusta la política”, “no entiendo a los políticos, son todos iguales” y un largo etc.

Por ello, en la situación de crisis que vive el mundo y nuestro país, la pregunta que titula este artículo, tiene hoy si cabe mas sentido que nunca, no solo por lo que nos pueda hacer pensar, sino por lo que los ciudadanos de a pie piensan.

Estas expresiones de descreimiento en la actividad política y en los propios representantes políticos resultan desgraciadamente demasiado habituales, incluso empiezan a ser uno de esos lugares comunes de nuestra sociedad, y si bien no comparto dichos razonamientos, debo reconocer que estos ciudadanos, la mayoría de ellos, tienen parte de razón en sus apreciaciones y sensaciones respecto de la política en general y por ello, tenemos que escucharles mas.

Dicho esto, quisiera compartir la siguiente reflexión con esos ciudadanos y ciudadanas que quizás, influidos en exceso por determinadas líneas de información que marcan los medios de comunicación, por la propia incapacidad de algunos representantes políticos o por la realidad de una sociedad en el que el fenómeno de la participación está empezando a estar en vías de extinción, poco menos que concluyen que cuanta menos política haya en sus vidas mejor será su futuro.

Nada mas lejos de la realidad. Todos opinamos, todos tenemos interés en un determinado objetivo común, a todos nos preocupa de un modo u otro lo que les ocurre a los demás, por ello, haciendo mía la tesis aristotélica, de que todos somos animales políticos lo queramos o no, creo no errar en exceso si afirmo que la política es la vida misma.

De entrada yo me reafirmo, soy político, y además, entiendo la política como la actividad humana dedicada a poner todos los medios, a tomar todas las decisiones y encaminar todos los esfuerzos a la mejor resolución de los problemas de los ciudadanos y en definitiva del interés común, con lealtad y respeto a los principios que jurídica y socialmente nos hemos dado.

Por tanto, y como respuesta a la pregunta que encabeza este artículo, considero que hoy mas que nunca la actividad POLÍTICA con mayúsculas es necesaria y que en momentos difíciles como los actuales, la dedicación de los políticos a la atención de los problemas de la sociedad y sus integrantes es vital para salir lo antes posible de esta crisis y de cualquier otra a la que podamos enfrentarnos.

Concluyo: los políticos somos ciudadanos y ciudadanas de a pie que decidimos un día dedicar parte de nuestro esfuerzo diario al interés público, que no todos los políticos somos iguales, que debemos renovar nuestro compromiso con la sociedad para cumplir el reto más importante, esto es, ser capaces de hacer que los ciudadanos y ciudadanas entiendan la política y a los políticos acercándonos a ellos y recordándoles lo importante que es la participación política de todos para avanzar en esta democracia que hemos construido entre todos.

 Artículo publicado en Teleprensa el 11 de noviembre de 2010

 

Comments are closed.